FamiliaMascota

Despedir a una mascota, un acto digno para ese amigo fiel

0

Las mascotas en la vida contemporánea, para muchas personas, han llegado a ocupar espacios más que relevantes ¿Quién no recuerda a su mascota de infancia y, sobre todo, a qué padre o madre no le han pedido un animalito como compañía?

Los animales han llegado a dar apoyo a actividades tales como, el cuidado familiar, el acompañamiento a personas con discapacidades o al apoyo logístico. Por ejemplo, en siniestros, aportan en ubicación o rescate y en los hospitales, para terapias con niños. Pero lo más importante es el soporte emocional que brindan.

Cuando las mascotas mueren, el vacío y la soledad que dejan puede equipararse a la pérdida de un ser querido. Inclusive, para muchos, el primer amor no es otra persona sino una mascota, aquella que los acompañó en la vida y que les trae recuerdos inmemorables.

Y es que las cifras revelan esta verdad. En la actualidad, siete (7) de cada 10 hogares tienen, o han tenido, una mascota. Por lo general, el promedio de tiempo que se dedica a estos animales sobrepasa los dos (2) años, tiempo suficiente para crear un lazo afectivo entre la mascota y los humanos a su cuidado.

¿Qué pasa cuando esta mascota tan querida muere?
Desde la psicología, se ha llegado a estimar que el duelo por la pérdida de una mascota es igual a la de un amigo. También se menciona que no realizar un ritual propio de despedida acrecienta el trauma, sobre todo en los niños. En Colombia, esta preocupación es tomada como una necesidad y, por ello, existen servicios exequiales y funerarios que intentan apoyar a las personas en este momento tan vulnerable.

Al momento de morir, a parte del dolor que esto puede causar, se le suma la preocupación de qué hacer con el cuerpo del animalito. Dejarlo en un espacio inadecuado no es algo digno para un ser que nos regaló momentos de alegría en la vida y, sobre todo, no es una buena práctica medioambiental ni legal. La mayoría de Secretarias de Salud de Colombia exigen, mediante decreto, que los animales sean cremados. De ahí que el Gobierno expidiera una orden para no crear cementerios animales en urbes pobladas del país.

Actualmente, la mayoría de las funerarias ofrecen servicios de cremación con dos variables: la grupal y la individual. La cremación individual será siempre un poco más costosa, pero a la vez más respetuosa. Una cremación grupal está en promedio entre $ 150.000 y $ 250.000 y una individual, entre los $ 300.000 y $ 700.000, según el tamaño y peso de la mascota.

Una buena opción para afrontar este gasto, sería adquirir uno de los diferentes planes exequiales, para que el día de la muerte de su mascota ya todo esté planeado y asegurado. Estos planes de previsión están alrededor de unos $ 10.000 mensuales.

En el sector se encuentran ofertas comerciales que van de principio a fin, es decir, desde la recogida de la mascota en el lugar y ciudad indicada, hasta la ubicación en sala de velación por unas horas, que además incluye un servicio de acompañamiento del duelo. En cada servicio, las compañías ponen a disposición de sus clientes diversas formas de homenaje a sus queridos peludos, pues hay opciones como un ataúd especial con la foto de la mascota, o cenizarios personalizados. Lo que diferencia principalmente a estas compañías, es la atención al cliente, tener o no parques cementerio propios para mascotas y la cobertura nacional.

¿Por qué realizar este tipo de despedida a una mascota?
Según María Ángela Mejía, Directora Corporativa de Mercadeo y Desarrollo del Grupo Recordar, “las mascotas se han convertido en seres muy especiales para las familias, pueden ser incluso integrantes de un hogar en el que decidieron que en su estilo de vida sus animalitos serían sus únicos compañeros. Ellos no solo están dentro de nuestra responsabilidad de darles un cuidado especial, sino también de cerrar un ciclo a nivel emocional, el cual permita un proceso de resiliencia, con la facilidad de acceder a todo aquello que sirva para rendirles un tributo”.

Por estas y muchas razones más, es grato tener un lugar donde la memoria y los recuerdos jamás se pierdan, pues nuestras mascotas nos acompañaron toda su vida, pero nosotros solo una parte de la nuestra, y qué mejor que acompañarlos y hacerles una merecida despedida en su honor.

Los Hoteles de Comfenalco Valle delagente, ya cuentan con Sello de Bioseguridad

Previous article

¿Ya conoces las herramientas tecnológicas que ofrece Comfenalco Valle delagente para la atención al cliente?

Next article

Comments

Leave a reply